El café Embassy, lujo y espionaje durante la II Guerra Mundial

Por | 30 diciembre, 2014 | 0 comentarios

Café Embassy

El café Embassy es una de las confiterías más antiguas y exquisitas de Madrid. Situado en la esquina de la calle Ayala con el Paseo de la Castellana (a unos cuantos cientos de metros del Gran Hotel Velázquez, nuestro hotel de cuatro estrellas en el Barrio de Salamanca) , no solo ha visto desfilar por delante de su escaparate a lo más granado de la sociedad madrileña: también ha sido escenario de encuentros entre espías, refugiados y aventureros.

Ocurrió durante la II Guerra Mundial. El Embassy había abierto sus puertas en 1931 y por entonces ya era famoso en la ciudad como salón de té de lujo por sus delicias pasteleras y por su refinado ambiente, al estilo de los salones londinenses de Mayfair o Belgravia. “En aquellos días, el salón era como un club privado y gozaba de un aire decididamente «exclusivo»” cuenta la propietaria actual en el libro Madrid Oculto 2, de Marco y Peter Besas.

“Dos o tres veces al año, nuestra anfitriona celebraba un cóctel e invitaba a la flor y nata de la alta sociedad y aristocracia madrileña, entre la cual se contaban los Romanoff y la reina Federica de Grecia”.

Así pues, ya antes de la guerra, aristócratas y embajadores se citaban allí cuando sus entrevistas requerían una cierta dosis de elegancia y privacidad. Más tarde, a finales de los años 30 y principios de los 40, Madrid se convirtió en centro de las redes de espías continentales para los Aliados, y especialmente para las potencias del Eje.

Con el estallido del conflicto que sacudió Europa, muchos agentes alemanes se infiltraron en España, alojándose la mayoría de ellos en la embajada alemana, situada a pocos metros del Embassy. Desde allí, podían controlar las idas y venidas del enemigo, pues la embajada británica también se encontraba a tan solo unas manzanas, en la calle Fernando el Santo.

Un lugar emblemático para quienes quieran seguir la ruta del lujo en Madrid.

Imagen (C) Embassy.es | Escrito por 

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*