1906, el año de las bodas reales

Por | 13 enero, 2015 | 0 comentarios

Capilla del Palacio Real de Madrid

Algunos cronistas se refieren al año 1906 como “el año de las bodas reales”. A principios de año, el 12 de enero, contrajeron matrimonio la infanta María Teresa de Borbón y Fernando de Baviera. María Teresa era la segunda hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo-Lorena, y hermana del rey Alfonso XIII. El novio era hijo del príncipe Luis Fernando de Baviera y nieto de la reina Isabel II y por tanto, primo hermano de la novia.

El enlace se celebró en  la capilla del Palacio Real de Madrid y la ciudad entera se vio engalanada de fiesta. Se organizaron cacerías, excursiones y representaciones teatrales como divertimento, y se celebraron también grandes banquetes. El más comentado fue el del embajador alemán, el barón von Radowitz, pues a él asistieron todos los príncipes bávaros emparentados con el príncipe Fernando.

El 9 de marzo de aquel mismo año, la Casa Real de España anunciaba el compromiso matrimonial del rey Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg, nieta de la reina Victoria de Inglaterra. De modo que antes de llegar el verano, la ciudad ya se preparaba para acoger un nuevo enlace real.

La boda se celebró el 31 de mayo en la iglesia de San Jerónimo. La novia llevaba la diadema de las lises, una de las joyas más importantes con que cuenta la familia real. A la salida de la ceremonia, la pareja iba montada en un espléndido carruaje tirado por caballos blancos.

Sin embargo, el acontecimiento se vio oscurecido por el atentado del anarquista Mateo Morral. Cuando la carroza nupcial regresaba al Palacio Real, a la altura del número 88 de la calle Mayor, Morral arrojó  a sus pies una bomba escondida en un ramo de flores. Los recién casados salieron ilesos milagrosamente, pero fallecieron 28 personas y más de 100 fueron heridas. La nueva reina se presentó ante los invitados con el traje manchado de sangre por los muertos que había provocado el atentado.

Aquel día quedó grabado imborrablemente en la memoria histórica de los madrileños.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero Madrid sigue siendo un magnífico lugar para casarse. Si en tu futuro próximo aparece una boda, no dejes de consultar la selección de salones de boda en Madrid de los hoteles CHH, donde encontrarás diferentes opciones ajustadas a todos los gustos y bolsillos.

Imagen: La Capilla Real del Palacio Real de Madrid, foto (CC) de Zaqarbal | Escrito por 

Categorías: Ocio y Eventos Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*