Platos Rotos. Exotismo y tradición de la mano

Por | 26 junio, 2012 | 0 comentarios

Tapa con huevo y módena en Platos Rotos

A escasos minutos de la Calle Princesa, a la que la Plaza de España separa de la Gran Vía madrileña, un variado grupo de bares tienta los paladares de vecinos y turistas que, aprovechando la caída de la tarde, se dejan caer por la Calle Ferraz. Entre estos, y son unos cuantos, encontramos el Platos Rotos, un lugar en el que, por un precio más que razonable, podemos degustar desde lo más castizo a lo más curioso, todo ello acompañado de un trato cercano y, a la vez, exquisito.

Uno de los puntos fuertes de esta amable taberna es la relación calidad-precio ya que, por una cantidad muy razonable, podemos dejar la cocina internacional de postín para otro día y degustar mezclas y materias importadas de todo el mundo. Regentada por Antonio, constituye una ventana abierta a ingredientes tan poco habituales como la carne de cebra o el huevo de avestruz, dejando hueco en la carta, siempre, para los estandartes de la cocina más española y algún que otro experimento. Aquí podremos saciar nuestra curiosidad y apetito por un precio que va desde el euro y poco de una caña con tapa a los 15€ por comensal, si lo que preferimos es comer como en el mejor restaurante, siempre a la luz de unos rebuscados faroles, en el interior del establecimiento, que recuerdan a los de épocas pasadas.

A pesar de que el protagonismo –merecido, por otra parte- suele estar copado por las innumerables tabernas del Madrid de las guías turísticas, este enclave de la capital, a solo unos pasos del centro, combina lo que muchos buscamos: lugares de esparcimiento y una amplia y variada oferta gastronómica. ¿Qué mejor colofón a una tarde en el Parque del Oeste, una puesta de sol junto al Templo de Debod, una visita al Palacio Real o incluso a una vuelta por las tiendas de Princesa, que sentarse a degustar las tapas y eclécticas raciones que encontramos en este paseo?

Levantando la vida diurna y nocturna de un barrio ya de por sí animado, nos espera en el número 39 de la calle Ferraz, rodeado de otros tantos locales entregados a la causa de la tapa de cocina. Abre todos los días a excepción de los sábados, hasta la 1 de la madrugada.

Categorías: Comer en Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*