La residencia de estudiantes, vivero de genios

Por | 7 noviembre, 2014 | 0 comentarios

Residencia de Estudiantes

En el corazón del Barrio Salamanca, muy cerca de nuestro Gran Hotel Velázquez, podemos visitar todavía hoy uno de los lugares más emblemáticos para las artes y las ciencias en el primer tercio del siglo XX: la Residencia de Estudiantes.

Y es que en el interior de estos edificios de estilo neomudéjar, se encontraron algunas de las mentes más brillantes de la España de entreguerras. Hablamos del pintor Salvador Dalí, el científico Severo Ochoa, poetas como Federico García Lorca o Rafael Alberti, escritores como Miguel de Unamuno y pensadores como José Ortega y Gasset.

Por si reunir semejantes figuras bajo el mismo techo no era suficiente, a menudo se invitaba a figuras intelectuales de primer orden a comer, a impartir conferencias o a organizar exposiciones. No cuesta imaginar las acaloradas e intensas tertulias, el bullir de ideas, que se respiraba en aquellos días por los pasillos de la residencia.

La institución fue fundada en 1910, siguiendo la corriente de renovación educativa iniciada por Francisco Giner de los Ríos con la fundación de la Institución Libre de Enseñanza. Desde su creación hasta la posguerra fue uno de los principales núcleos de modernización científica y educativa de España.

Desde el año 2007, está inscrita en el Patrimonio Europeo por la “singular experiencia de intercambio científico y artístico que desempeñó en su etapa histórica, entre 1910 y 1936”.

En la actualidad sigue funcionando como punto de encuentro de investigadores, artistas y profesionales venidos de todo el mundo que no solo participan en conferencias, conciertos y mesas redondas, sino que conviven durante estancias cortas para enriquecerse mutuamente.

Escrito por 

Categorías: Arte y cultura Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*